close    
 

Navegando hacia el futuro

El pabellón Vogadors de Catalunya y de las Islas Baleares en la Bienal de Venecia no es una simple exposición de arquitectura; es más bien un recorrido casi literario, que nos cuenta una historia.

 

Arquitectura / Ethel Baraona Pohl

"Bogar: En un contexto extraordinariamente difícil para la arquitectura, en Catalunya y las Islas Baleares ha surgido una nueva generación de arquitectos que tratan de navegar en las aguas turbulentas del presente para encontrar su camino, en dirección hacia el futuro pero a la vez con una mirada cómplice hacia el pasado."

La idea de avanzar hacia el futuro pero aprendiendo, recordando y re-pensando el pasado es un buen lema para reflexionar acerca de las transformaciones que han ocurrido en la arquitectura en los últimos cinco años. Es una forma diferente de ver el pasado, con una mirada crítica pero sin pesimismo, definiendo qué se puede aprender de los años pre y post burbuja inmobiliaria y que se debe desechar para trabajar de nuevo en una arquitectura más cercana y válida para el momento actual. Para lograr este acercamiento, los comisarios Félix Arranz y Jordi Badia han seleccionado 9 obras con varios nexos comunes, entre ellos la materialidad y permeabilidad, la tradición, y la contextualización. Es difícil pensar como acotar el mensaje y las características que se desean comunicar, por eso Arranz y Badia se han centrado en una arquitectura generacional, mostrando arquitectos jóvenes que han logrado destacar por una obra cuidadosamente trabajada, sin importar su escala.

Entre la gran variedad de pabellones y exposiciones que se encuentran en el marco de la 13a Bienal de Arquitectura de Venecia, que en muchas ocasiones abordan temáticas muy diversos y que en ocasiones provocan una sobrecarga de información difícil de asimilar, cabe destacar la coherencia narrativa de Vogadors. Desde el inicio del recorrido, es fácil entender la línea argumental del pabellón. Una selección de 150 obras de diversos arquitectos llamada "contextos" se presenta a manera de mosaico vertical en el pasillo de entrada, dando la bienvenida a los visitantes con la intención de mostrar la otras arquitecturas de Catalunya y Baleares y preparar el escenario para la muestra principal. Este mosaico incluye obras de arquitectos como Enric Miralles, Josep Llinás, Marta Peris, Carme Pinós, RCR Arquitectes y Eduard Bru, entre muchos otros. Arquitectos de origen local pero con proyección internacional, que han construido su obra en diferentes momentos y lugares.

Vogadors, pabellón de Catalunya y de las Islas Baleares para la 13a Bienal de Arquitectura de Venecia

Al finalizar el pasillo de los contextos, se abre la nave principal, en donde se muestran los equipos que forman propiamente la muestra de Vogadors (remero, en catalán), como una clara apuesta de futuro. La selección curatorial se ha basado en obras que muestran una sensibilidad común por los materiales, los procesos y las formas de hacer arquitectura, alejada del star-system y la práctica más tradicional, mediática y conocida en los últimos años. Lejos de la producción "en serie" y descontextualizada a la que nos hemos acostumbrada en las pasadas décadas, en esta muestra se intenta dar a conocer la atención al detalle, la estrecha relación entre cliente y arquitecto... la sobriedad sencilla que de alguna forma es punto común entre los jóvenes arquitectos catalanes y baleares. Las obras son: Casa Collage (Bosch Capdeferro Arquitecturas), Casa en Bunyola (Francisco Cifuentes), Guardería en Pratdip (Nuria Salvadó y David Tapias), Casa para tres Hermanas (Blancafort-Reus Arquitectura), La Seca (Meritxell Inaraja), Can Ribas (Jaime J. Ferrer Forés con Antoni Vilanova), Piscina, Vestidores y Sala Deportiva (Olga Felip y Josep Camps), Ampliación del Instituto Josep Sureda i Blanes (SMS Arquitectos) y Escuela de Arte y Diseño en Amposta (David Sebastian y Gerard Puig).

Vogadors, pabellón de Catalunya y de las Islas Baleares para la 13a Bienal de Arquitectura de Venecia

Esta forma de hacer arquitectura ha estado ligada tradicionalmente a la tierra, a la materialidad y es por ello que la exposición incluye una mesa lateral, casi tan larga como la nave misma, en la que se muestran los materiales en su estado original; tierra, plantas, semillas, pequeñas rocas, que relatan la inspiración y motivaciones de cada obra. El contrapunto frente a todos estos materiales, es una presentación isométrica en blanco y negro de cada proyecto que lo revela completamente desnudo, desvestido de cualquier textura y entorno, lo cual se transforma en una contradicción del mensaje mismo, siendo quizás el único elemento que podría obviarse del pabellón sin afectar la narrativa. Las maquetas y soportes audiovisuales complementan el recorrido dándole más dinamismo.

El enfoque intelectual se ve reforzado por una serie de publicaciones en diversos formatos. Destaca el trabajo realizado para presentar todas las obras en formato digital utilizando iPads para consultar in-situ (el pabellón tiene wifi, lo que permite acceder a las apps de forma sencilla), permitiendo profundizar en cada obra expandiendo la documentación gráfica de cada una. No es de extrañar este punto, ya que ambos comisarios tienen experiencia en el ámbito editorial y gran parte del trabajo curatorial se basa también en la importancia de la investigación al momento de hacer arquitectura.

 
Lejos de la producción “en serie” y descontextualizada a la que nos hemos acostumbrada en las pasadas décadas, en esta muestra se intenta dar a conocer la atención al detalle, la estrecha relación entre cliente y arquitecto... la sobriedad sencilla que de alguna forma es punto común entre los jóvenes arquitectos catalanes y baleares.
 

Vogadors, pabellón de Catalunya y de las Islas Baleares para la 13a Bienal de Arquitectura de Venecia

Cambiando de escala espacial, después de estos 9 proyectos, se muestra una selección de 20 obras a manera de cierre que los comisarios consideran los "antecedentes" de las nueve obras vistas anteriormente, y que conforman el cuerpo principal de la exposición. En sus propias palabras, describen los antecedentes así: "Este hilo (thread), permanente, siempre vive en las culturas del mediterráneo, no es una ruptura con el pasado, sino al contrario, entronca con una tradición de arquitectos catalanes y baleares que comparten los valores de respeto y proximidad a lo existente, al lugar y al habitante, la capacidad técnica de oficio e investigación junto con la potencia plástica propia de las arquitecturas más emocionantes."

En un momento tan convulso como el actual y que se encuentra en constante cambio, se puede reconocer cuando se llega a este punto, que el pabellón Vogadors no es una simple exposición de arquitectura; es más bien un recorrido casi literario, que nos cuenta una historia. Es interesante reflexionar como los contextos, las obras y los antecedentes reflejan coherentemente el leitmotiv del pabellón, inspirado de forma poética por las palabras de Jorge Oteiza: "Quien avanza creando algo nuevo, lo hace como un remero avanzando de frente, pero remando de espaldas, mirando atrás hacia el pasado, hacia lo existente, para poder reinventar sus claves". Ethel Baraona Pohl (@ethel_baraona)

Vogadors, pabellón de Catalunya y de las Islas Baleares para la 13a Bienal de Arquitectura de Venecia

Vogadors, pabellón de Catalunya y de las Islas Baleares para la 13a Bienal de Arquitectura de Venecia

Vogadors, pabellón de Catalunya y de las Islas Baleares para la 13a Bienal de Arquitectura de Venecia

Vogadors, pabellón de Catalunya y de las Islas Baleares para la 13a Bienal de Arquitectura de Venecia